Mi desvarío

Jacarandas

Fui una tarde de otoño
sin viento ni hojas secas
de gente cansada sin sueño
con cielo apagado y sombras eternas
de días largos sin sentido

de calles desiertas, sin atardeceres violetas

Ahora soy una mañana de primavera
de brisa ligera y cielo celeste
con árboles de jacarandas que se mecen inquietas
en días largos y tranquilos
de lunas menos tímidas que no adormilan
a mis sombras que aparecen y desaparecen
y juegan como niños sin edad y sueños sin tiempo

Estándar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s