Para I, Poesía

Marea alta

Pocas veces me doy por vencida
de las olas que tu marea trabaja
al despojar de mi arena las huellas de otros pies
Juegas con mis desvelos y las arrugas de mi ropa
accedes a mis memorias y borras con travesura
uno a uno mis recuerdos, mis delirios

Tu inocencia de niño
tu ingenuidad apresada
el sol en tus labios

y las mariposas en tus manos

Cuando sube tu marea
y marcas mi destino
no soy más que genuina lealtad de tu capricho

Estándar