De libros y ocurrencias, Mi desvarío, Poesía

Benedetti

Hojas verdes de las cotidianas
tatúan entre escarabajos el nocturno,
bajo la tierra húmeda murmura para sí la semilla
«… no te salves, no te quedes inmóvil al borde del camino…»

Después de chapotear un tanto en esta vida,
encontrarás por fin un puente para cruzar,
cielo a medio lavar, en tu poesía sabrás,
no hace falta ni otoño, ni cantos, ni trivialidad.

Para Benedetti

Estándar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s