Mi desvarío, Poesía

Coctel de piano

Tarde nublada. En las notas al piano suena la mía, mariposa dormida. Sigo su vuelo, eco infinito sonando. Italiano. Enciendo la luz. Me asomo en el hueco de la voz de soprano, lisa, franca, azul, profunda. Entra en mi corazón, buscando memorias, gotitas de esencia dicen, sueños enlatados. Ayeres en cubos de hielo en mi mano. Sobre la mesa, boca abajo, besando al mantel unos vasos. En lo sutil de la nota final, la voz de soprano vuelca en uno, líquido terciopelo, coctel de mi vida, obsequio del piano.

Estándar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s