Mi desvarío

Empatía II

Era una nota de una tienda en la Quinta Avenida. En el papel arrugado casi habían desaparecido las letras, aunque podía leerse aún 13 dólares de la cuenta.

Con letra manuscrita había escrito su nombre, una dirección de correo electrónico y una página de internet, su página de fotografía: «Skysharing».

La primera vez que hablamos, traía un ojo de pez en su cámara y se divertía como un niño tomando fotos entre los asistentes. Entonces fue como si habláramos el mismo idioma.

La mirada alegre a través de los lentes y la sonrisa franca, jovial, acompañaron el gesto de su mano al entregarme el papel.

–Fue muy agradable conocerte– dijo en su inglés-alemán.
–Espero que nos volvamos a ver– respondí.

Acomodó su mochila y desapareció al fondo de la sala con su caminar desgarbado. Fue la última vez que lo vi. No así su manera de ver el mundo a través del lente.

Estándar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s