Mi desvarío

Soledades crónicas

Decían hoy que la enfermedad más común de nuestros días es la soledad. El aislamiento.

Niños solitarios que ya no juegan, que no conocen a qué huele la tierra mojada, que no brincan en los charcos, que no inventan juegos ni salen a jugar por las tardes con su perro y los vecinos.

Adultos solitarios que buscan compañía pero no están dispuestos a «pagar» el precio de mantener relaciones personales, cercanas, de confiar, de dar.

Días repletos de exigente rutina, en donde el olor de la mañana y del pan recién tostado no se nota, ni la media luna coqueta que espera en las noches ser compañía.

La vida y su ajetreo, su reto diario, sus ingratitudes. Y el mundo y su injusticia. Causa y consecuencia de soledades crónicas.

Y la paradoja de buscarse a sí mismo, hacia adentro y encontrar aún así soledad. Quizá porque la ruta es incorrecta y no tiene recetas ni atajos. Más que aquel que va directa y honestamente hacia uno mismo, a lo que es, fuera de profesión, actividad, posesiones, roles o responsabilidades. Lo que se es.

Desnudarse de adjetivos y títulos y encarar la única pregunta válida, ¿quién soy yo?

Estándar

2 comentarios en “Soledades crónicas

  1. Luis dijo:

    La soledad es la falta de compañía. Pero si me busco a mí mismo, en mi interior encontraré a mi niño, mi adolescente, mi adulto joven y mi adulto maduro solos. Entonces los acompañaré amorosamente. Y cuando eso ocurra sabré que yo soy mis emociones y mis pensamientos.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s